Riesgos de la operación de reducción mamaria

La mamoplastia de reducción es una cirugía estética sencilla y segura. Sin embargo, y como todas las cirugías estéticas tiene sus riesgos que pueden disminuirse si se sigue al pie de la letra las recomendaciones prequirúrgicas y los cuidados postoperatorios.

Entre las complicaciones más frecuentes que pueden aparecer después de una mamoplastia de reducción, se encuentran los siguientes:

  • Infecciones
  • Sangrado y hematomas
  • Pérdida de la sensibilidad en los pechos
  • Problemas de lactancia
  • Necrosis (muerte de la piel) de las suturas
  • Apertura de las incisiones después de la operación
  • Complicaciones con la anestesia
  • Pérdida del pezón por necropsia
  • Asimetría de los pezones (uno queda más arriba que el otro)

    Resultados insatisfactorios

Una mamoplastia de reducción deja cicatrices que con el tiempo pueden llegar a ser imperceptibles. Además, el cirujano plástico intentará que dentro de lo posible las marcas y cicatrices queden ocultas bajo la ropa interior.

A pesar de los posibles riesgos, la mayoría de las mujeres que tienen pechos exuberantes considera que una mamoplastia de reducción será más beneficiosa que perjudicial para su salud y la mayoría queda muy contenta después de someterse a una operación de reducción mamaria.