Mamoplastia de Reducción para Hombres

La ginecomastia es una afección que se da especialmente en los hombres, que consiste en un agrandamiento anormal de las mamas masculinas. Este tipo de patología puede afectar a una o a las dos mamas y es una enfermedad bastante común ya que la padecen el 40% de los hombres. La ginecomastia se da más especialmente durante los periodos en los que se producen más cambios hormonales como la pubertad, aunque en la mayoría de los casos, remite y los pechos vuelven a su tamaño original.

La ginecomastia está relacionada con la obesidad y el exceso de peso, aunque también se la relaciona con el consumo de ciertos medicamentos como los esteroides y los cambios hormonales. No se conoce la causa específica que la origina. Estos hombres pueden someterse a una mamoplastia de reducción si desean disminuir el tamaño de sus pechos.

Los hombres que padecen de ginecomastia sienten vergüenza y timidez por el tamaño de sus pechos. Estas sensaciones les convierten en personas inseguras, y en los casos más severos suelen aislarse de su entorno. El hombre adquiere complejos que afectan directamente su masculinidad, identidad y autoestima, ya que los pechos sobre todo grandes, son un símbolo de la mujer.

El candidato ideal a la mamoplastia de reducción es un hombre mayor de 20 años, que tenga una buena salud y una piel elástica para que sea fácil modelarla. La operación de reducción mamaria no es recomendable para hombres obesos o con exceso de peso, por lo que si un hombre desea realizarse una mamoplastia de reducción, deberá realizarse antes un tratamiento para adelgazar previamente a la cirugía.

La cirugía de reducción de senos en los hombres consiste en extraer parte de la glándula mamaria. Para eliminar la grasa, el cirujano estético podrá utilizar un método de liposucción.

Una vez que la cirugía finaliza, el hombre deberá evitar los movimientos bruscos y cuidar las suturas y seguir con las recomendaciones habituales de una mamoplastia de reducción.