Riesgos Frecuentes (con Cada Tipo de Implante Mamario)

Tanto los implantes mamarios salinos como los implantes mamarios de gel de silicona tienen sus riesgos, entre los que cabe destacar los siguientes:

  • La posible rotura de los implantes y la necesidad de someterse a una nueva cirugía para colocar implantes nuevos,
  • La formación de la contractura capsular, en la que se endurece el tejido alrededor del implante, distorsionando la forma y provocando dolor,
  • Las molestias y dolores en la mama,
  • La pérdida de sensibilidad en la mama y sobre todo en la zona del pezón,
  • posibles infecciones,

En el caso de que tengas implantes de solución salina, el riesgo más común es la deflación del implante, es decir, que el líquido que lo rellena se salga por alguna razón. En ese caso, será necesaria una nueva cirugía para rellenar las bolsa de silicona (o reponerlas) y drenar el líquido de esa zona del pecho.

Si tienes implantes mamarios rellenos de gel de silicona, una ruptura podría significar una fuga del gel de silicona. Si esto ocurriera, el cirujano plástico recomendaría una cirugía urgente de reposición de los implantes, en la que se limpiaría muy bien la zona para evitar que queden restos diseminados de silicona en los senos y se pondrían nuevos implantes mamarios.