Implantes y Cáncer de Mama

Uno de los mitos más extendidos que existen sobre la mamoplastia de aumento es que los implantes que se colocan en los pechos podrían causar cáncer de mama. Esto no ha sido demostrado científicamente por ningún estudio, por lo que su validez queda descartada. Sin embargo, los implantes mamarios si pueden interferir con la detección del cáncer de mama. Los expertos señalan que los implantes pueden hacer más difícil la palpación de las mamas para detectar nódulos, y también pueden hacer más difícil la revisión de una mamografías para la detección del cáncer. Las imágenes que se obtienen de una mamografía son más difíciles de interpretar, porque el cáncer podría oscurecerse o verse borroso, debido a la presencia del implante en el pecho.

En el caso en que tengas implantes colocados, un médico podrá realizar una serie de imágenes más específicas que le permitirán ver los senos desde diferentes ángulos. Pero para ello, podrías tener que visitar una instalación especializada con experiencia en la mamografía a mujeres con implantes mamarios. El médico puede recomendarte otras pruebas de imagen – como la ecografía o la resonancia magnética (IRM) – para comprobar si existen signos de cáncer de mama. Generalmente las compañías de seguros no cubren este tipo de estudios, por lo que deberás tener en cuenta este detalle antes de realizarte la una mamoplastia de aumento.