Después de la Operación de Aumento de Senos

Una vez finalizada la operación de aumento de senos, podrás notar los resultados inmediatamente, al reaccionar de la anestesia. Pasado su efecto, podrás sentir algunas molestias y dolores que son normales. Para mejorarlos, el médico podrá indicarte unos analgésicos que controlarán el dolor. También indicará el uso de una faja compresora que mantendrá la zona inmovilizada. Después de unos días, podrás utilizar un corpiño cómodo, que te mantendrá los senos bien sujetos.

No te olvides que la mamoplastia de aumento es una cirugía y tendrás que cuidarte de no hacer esfuerzos hasta unos días o semanas después de la operación. Durante algunos días, trata de no levantar peso, hacer tareas del hogar o conducir un automóvil o motocicleta.

El cirujano estético podrá recomendarte que te hagas masajes especiales para evitar las contracturas capsulares de las prótesis. También te aconsejará visitas periódicas de control que empezarán después de la primera semana pasada la intervención y se extenderán hasta un año después de la cirugía. Generalmente podrá organizar una visita de control a los siete días, otra a las seis semanas, otra a los seis meses y otra después de un año de realizada la mamoplastia de aumento. Si no tienes ningún inconveniente con las prótesis y pasado ese tiempo, el médico recomendará que hagas una visita al menos cada dos años para ir controlando la evolución de las prótesis.

Después de terminada la operación, es normal sentir molestias y algo de dolor que debería ir desapareciendo si se toman los analgésicos correspondientes. De no ser así, no dudes en consultar con el profesional ya que podría haberse desarrollado una infección o rechazo de la prótesis que podría ser arriesgada si no se trata a tiempo.